jueves, 5 de mayo de 2011

Violeta Castillo - Uno - Otro (2011)


¿Por qué será que el principio es siempre lo más difícil? Me refiero específicamente a este mal hábito de la escritura (aunque… bien podría aplicarse a cualquier actividad humana). Algunos simplemente nos conformarnos con la no respuesta y seguimos intentándolo, mientras que otros parecen yacer en un plano totalmente opuesto donde todo mana con libertad. Tal vez siga siendo mi impresión, pero esta pregunta que hemos lanzado tiene una contraparte en el debut musical de la argentina Violeta Castillo, quien a nuestro parecer engrosa la segunda fila de comenzantes. 

Esta joven intérprete es capaz de lograr piezas concisas, cortísimas y pulcras en su primer intento: canciones alejadas de dramatismos innecesarios, que ganan espacios en el terreno de la confirmación personal y el buen manejo de un pop estético y clásico desde cualquier punto de vista. Al oír este debut mi primer pensamiento es: que fácil fluye esto, pudo no costarle tanto o pudo costarle mucho, pero el resultado es muy fluido y natural, casi como si se unieran las portadas del álbum y tuviéramos la foto escueta de la interprete, sin maquillaje, ni visualizaciones previas. 

El dividir un EP en dos es un buen movimiento, y en este caso no define dos caras opuestas sino paneles complementarios. Las canciones de Uno y Otro juntas no sobrepasan los 25 minutos de duración pero en su ir y venir parece que nos fuéramos en un largo viaje en tren por el campo, observando paisajes con parejas sentadas bajo los árboles, y no es que la imagen sea literal, estas parejas podrían estar haciendo cualquier cosa, incluso sacándose las entrañas. 

Los grandes destacados del material son la pegajosa Mi cárcel y la simbólica La batalla del movimiento. Ambas abren los capítulos del EP. La primera hace parte de Otro y en ella apreciamos el buen uso de sintes que en momentos pueden llevarnos a viajes interplanetarios. La letra es una sencilla genialidad, evolucionando como río hacia un cauce catastrófico que nos deja a portas de un delirante momento cinematográfico o videoclipeable. La segunda es la primera ráfaga que oímos en Uno. Una pieza calmada que reside en el manejo del órgano envejecido y la composición, momentos cortísimos y placenteros. 

Afortunadamente el disco nunca decae en su devenir. Su coherencia y cohesión son un detalle imposible de eludir. Las canciones van armadas de forma similar, basándose en el pop y las liricas, al cual se añaden elementos sorpresivos, progresiones electrónicas, finas líneas de guitarra, acompañamientos con instrumentos que dan brillo a las mezclas. Incluso podemos ser testigos de un filtreo con el jazz en la cálida Fuego, (cómo si el nombre no fuera del todo sugestivo), o en los segundos finales de Bolsillo secreto, donde corremos el riesgo de encantarnos con el coqueteo fugaz de la guitarra. 

La canción más larga del EP es extendida por un afortunado paseo electrónico que acompaña una lirica precisa en Felpa: “Siempre que estamos por llegar a lo más bueno / Cambia el color y hay que arrancar / Y me quedo yo con las palabras / Y me quedo así, tan mal / Y me quedo yo con las ganas de profundizar.” La canción de mis afectos, por el momento, es una interesante declaración de principios amorosos en La Madera. Nuevamente un gran acierto en la lirica que se lee también como historia corta y decorativa. Luego de una sentida petición de caricias se viene lo que en manos de Natalia Lafourcade (y los recursos que dispone) hubiera sido un final orquestal inolvidable. Pues no es para tanto, pero Violeta y sus colaboradores logran el mismo efecto con sus instrumentos y una monumental línea de sintetizador. 

Irónicamente terminamos esta intervención con otra verdad necesaria, ¿cuán fácil es poner un punto final o remontarnos a lo que ya dijimos para dejar una grata impresión? El EP de Violeta lo hace con un track de minuto y medio pasado que cumple la norma de dejarnos con la mejor impresión, augurando aciertos y compromisos a nivel de composición, arreglos y fluidez, cosas que son más que evidentes en este cortísimo pero certero debut. 

El EP doble Uno y Otro puede ser oído en su totalidad en el Bandcamp de Violeta donde también pueden comprar el material, si les late! Cómo degustación les regalamos unas piezas del material. Enjoy! 


El Tracklist: 







Descarga: Uno y Otro pagando con un twit aquí o Desde Last.FM
 La Madera
Mi Cárcel (el amarillito vol. 17) La Batalla del Movimiento (Click izquierdo, guardar cómo. Vía Zona Indie)
...

1 comentario:

  1. muy linda tu vos violeta,es interesante tu musica

    ResponderEliminar